Slider 01Slider 02Slider 03 Slider 04 Slider 05 Slider 06 Slider 07 Slider 08 Slider 09 Slider 10
This is an example of a HTML caption with a link.

BIOGRAFÍA DE ROSA ZARATE

Quito es (a cuna de Rosa Zarate. Nació en esta ciudad en el año de 1760. Muy joven enviudó de su primer esposo. Luego se casó con el Coronel Nicolás de la Peña. De este matrimonio tuvo un solo hijo, Francisco Antonio, otro de los próceres de nuestra independencia, asesinado el 2 de Agosto de 1810.

Rosa Zarate, hermosa e inteligente, todos la conocían por su carácter varonil, también una gran facilidad de palabra adornaba su persona, tenía un elegante trato social y un raro don de gentes, pero sobre todo era amante de la libertad como lo fueron sus paisanas Manuela Cañizares, Manuela Larraín, María de la Vega y Rosa Montufar, hija del Marqués de Selva Alegre, lo mismo que a su esposo, varias veces le culparon de provocar levantamientos en contra de tos españoles que gobernaban estas tierras.

Cuéntese de Rosa Zarate una de tas más tristes aventuras que haya pasado mujer alguna. Marido y mujer y un puñado de patriotas avanzaban penosamente por las selvas de Malbucho, iban casi derrotados, los soldados españoles los perseguían muy de cerca, muertos de hambre y de sed cruzaban bosques, montañas, quebradas, llanos y ríos de las provincias de Imbabura y Esmeraldas. Después de grandes sufrimientos llegaron a orillas del río Telembí; creían haberse salvado, pero las fuerzas enviadas desde Panamá por el Virrey Pérez Brito les hicieron prisioneros en Barbacoas, después les trasladaron a Tumaco. Ahí fueron ambos fusilados y decapitados el 17 de Julio de 1813.

El jefe militar de aquella plaza no se mostró satisfecho con semejante horror y ordenó remitir las cabezas de los dos rebeldes a Quito para que sirvan como escarmiento para todo revoltoso.

Esposa fiel, madre valerosa, heroína ecuatoriana. En la corta lista de mártires, ninguno como doña Rosa Zarate. Vivió sacrificada por la Patria y murió noblemente por ella. Su sangre abonó el espíritu de emancipación y agrandó el grito de venganza popular contra tos criminales españoles.